viernes, 9 de enero de 2015

Piensa bien y acertarás (VII). HABILIDADES SOCIALES



Las habilidades sociales son nuestras habilidades para tratar y congeniar con las demás personas. 

La conducta socialmente adaptativa generalmente resuelve los problemas inmediatos de la situación mientras minimiza la probabilidad de futuros problemas. Las habilidades sociales se aprenden desde niños al relacionarnos con los demás y pueden mejorarse.

Habilidades sociales básicas: Iniciar y mantener una conversación. Saber formular una pregunta. Dar las gracias. Presentarse o presentar a otras personas. Hacer un cumplido. Pedir ayuda o permiso. Participar. Dar o seguir instrucciones. Disculparse. Expresar afecto

Comportamientos que requieren habilidades sociales complejas:
Rebatir peticiones irracionales, defender los propios derechos, resolver conflictos, relacionarse con el sexo opuesto, escuchar activamente. Convencer a los demás. Comprender los sentimientos de los demás. Enfrentarse con el enfado del otro. Negociar. Responder a las bromas. Evitar los problemas a los demás. Arreglárselas cuando le dejan a uno de lado. Responder a la persuasión. Responder al fracaso. Enfrentarse a los mensajes contradictorios.  Responder a una acusación. Prepararse para una conversación difícil. Hacer frente a las presiones del grupo. Integrarnos en un grupo nuevo de amigos. Establecer una relación adecuada con nuestros hijos adolescentes. Cómo decir no sin que la relación se sienta perjudicada. Cómo actuar correctamente ante una entrevista de trabajo.

Habilidades sociales complejas: Empatía y Asertividad.


EMPATÍA

Una habilidad, propia del ser humano, que nos permite comprender y experimentar el punto de vista y pensamientos de otras personas, sin adoptar necesariamente está misma perspectiva, y de comprender los sentimientos y emociones de los otros. Es ponernos en el lugar de otros (“ponernos en su piel”), entender y sentir hasta cierto punto como si fuéramos los otros o estuviéramos en su mente.

Ser empáticos no significa que tengamos que estar de acuerdo con la otra persona, ni tampoco implica dejar de lado nuestras propias convicciones, para asumir como nuestras las de las demás personas. Podemos estar en completo desacuerdo con alguien sin dejar de ser empáticos, pero debemos tratar de respetar su posición, debemos aceptar como validas sus propias creencias y motivaciones personales.

Está habilidad empleada con acierto, nos facilitará el progreso de las relaciones entre dos ó más personas, convirtiéndose en algo así como nuestra conciencia social, ya que situarse en el lugar de la otra persona y no sólo ver nuestra propia perspectiva, nos ayudará a comprender lo que está siente en ese momento. Ser empático es simplemente ser capaces de entender emocionalmente a las personas, lo cual es la clave del éxito, en las relaciones interpersonales. La empatía favorece la simpatía, la comprensión y la ternura.

Cuando se carece de empatía sólo se entiende lo evidente, el lenguaje aparente y verbal. Las personas con empatía entienden mejor el lenguaje no verbal y sutil. La postura, la mirada, el tono o intensidad de voz, la los gestos, los silencios son portadores de muchísima información. Sin empatía no se entienden las ironías, los dobles sentidos, los mensajes ambiguos, las emociones y motivaciones de los demás y por tanto el por qué se sienten como se sienten y el porque actúan como actúan, las intenciones ocultas de la otra parte, el sentido de muchas expresiones, el sentido del humor. Un individuo empático  es habilidoso en "leer" las distintas situaciones y las emociones de los demás, ajustándose  y adaptándose a las mismas conforme estas lo requieran o cambien, aprendiendo de la experiencia.

Es de sabios, recordar que los malos entendidos sólo terminan cuando las personas entienden el punto de vista o las intenciones de las demás personas. Por ello debemos estar atentos en todo momento, pues no siempre lo que le funciona a una persona, le funciona a otra.

Cuando las personas carecen de está habilidad, tienen dificultades para poder interpretar de manera correcta las emociones de las demás personas. No saben escuchar, y muchas veces son ineficientes. Pueden ser sujetos fríos o personas insensibles. Estos individuos pueden dañar las emociones de quienes los tratan de forma regular. En cambio cuando hemos desarrollado la empatía No descalificamos ni juzgamos a los demás. Lo comprendemos y nos ponemos siempre en su lugar, evaluando la situación desde su propia perspectiva personal.

Cuando se presenta una grave carencia de está habilidad las personas se hacen incapaces de expresar abiertamente los propios sentimientos. Se convierten en elementos asociables, y lo más grave aún pueden llegar a convertirse en psicópatas, individuos desequilibrados que no tienen ninguna consideración por los sentimientos ajenos, y que pueden llegar incluso a manipular a otras personas en beneficio propio.

Cuando tenemos empatía es más fácil prestar atención a la conversación con los demás. 1) No evadimos nunca los temas importantes que surgen durante nuestra conversación, manteniendo siempre la cordialidad, demostrándole que estamos dispuestos a conversar los temas que él considera que son importantes. 2) Hacemos ver al otro de manera afectiva que entendemos su mensaje. 3) Le concedemos una atención especial a sus respuestas más apremiantes. 4) Si hay algo que a él le resulta interesante y a nosotros no, nos preocuparemos de atenderle al menos hasta cierto punto, porque él lo siente a sí en ese momento preciso.


ASERTIVIDAD

La Asertividad es una forma de expresar nuestras necesidades, derechos y sentimientos teniendo en cuenta los derechos ajenos. La conducta que permite a una persona actuar con base a sus intereses más importantes, defenderse sin ansiedad ni poder, expresar cómodamente sentimientos honestos ó ejercer los derechos personales, sin negar los derechos de los otros

Hay cuatro estilos básicos en la conducta interpersonal: Pasivo (sumisión), Agresivo, Manipulador y Asertivo
Sumisión--------------------Asertividad------------------Agresividad/Manipulación

       -          ESTILO PASIVO: 

Son personas que no defienden ni respetan sus propios derechos, necesidades e intereses, no expresan sus sentimientos verdaderos, creen que los demás tienen más derechos que ellos mismos. No se es capaz de expresar abiertamente los sentimientos, pensamientos y opiniones, y si lo hacen es de una manera tan derrotista que las demás personas no pueden hacerle caso. Por sus reacciones, muestra a los demás que está equivocado y que el otro tiene razón, no expresan desacuerdos. Su meta es aplacar, pacificar y evadir conflictos.

Permite que los demás elijan por él y tomen las decisiones. Lo acepta todo de los demás sin pedir nada para él. Cree que su pasividad será más apreciada por los otros u obtendrá consecuencias más agradables que con un comportamiento afirmativo. Un comportamiento así, difícilmente permite tomar iniciativas, realizar lo que se quiere y obtener metas personales. Es pues, un comportamiento ineficaz.

Consecuencias: Este estilo tiene como ventaja que no suele recibir rechazo directo por parte de los demás. Pero tiene la desventaja de que los demás se van a aprovechar. Las personas que se comportan de manera pasiva presentan sentimientos de indefensión, resentimiento e irritación, frustración, molestia ó incluso ira. Generalmente, el individuo que no satisface sus necesidades se siente frecuentemente deprimido, tiene miedo de enfrentarse con los demás por temor a que le hagan demasiadas demandas o incluso se vuelve agresivo porque se siente desbordado por las peticiones que no puede satisfacer y entonces, a veces manifiesta esa agresividad hacia su interior.

Las razones por las cuales la gente es poco asertiva, es que piensan que no tienen derecho a expresar sus creencias u opiniones personales o no se atreve a hacerlo. En este sentido hay que enseñar, que la gente tiene derecho a defender sus derechos personales, ante situaciones que suelen ser injustas. Ejemplos. Idea falsa: No hay que interrumpir nunca a la gente, interrumpir es de mala educación. Derecho: Usted tiene derecho a interrumpir a su interlocutor para pedir una explicación. Idea falsa: Los problemas de uno no le interesan a nadie más y no hay que hacerles perder el tiempo escuchándolos. Derecho: Usted tiene derecho a pedir ayuda o apoyo emocional. Idea falsa: Hay que adaptarse a los demás, si no es posible arriesgarnos a perder una amistad. Derecho: Usted tiene derecho a decir "NO". Idea falsa Cuando alguien tiene un problema hay que ayudarle. Derecho: Usted tiene el derecho de decidir cuándo prestar ayuda a los demás y cuando no.

Hay personas que no saben decir "No" y esto provoca un descenso en su autoestima, ya que anteponen las necesidades del otro a las de sí mismos, aunque también debemos considerar que las personas que tienen una baja autoestima normalmente dicen "Sí" (sumisión). Todo esto genera una ansiedad importante. Toda persona debe hacer valer sus derechos, por lo que no tiene que ceder a todo.

El individuo pasivo es como si les dijera a los demás, perdóname por estar aquí, compórtate como si no estuviera, no te preocupes por mí, no soy importante.

-          ESTILO MANIPULADOR

Satisfacer la voluntad de un individuo por medios no explícitos y rebuscados. Es una forma de explotar a los demás de forma astuta, cambiando sus opiniones según las personas, utilizando cumplimientos, adulaciones o necesidades amenazantes. Una persona manipuladora disfraza fácilmente sus necesidades en bellos principios que impone a los demás, tienes, debes, pero debajo solamente busca que los demás satisfagan sus necesidades.

Consecuencias: Es un sistema frecuentemente eficaz para obtener un objetivo, especialmente si es hábilmente camuflado y si el otro es pasivo y no se da cuenta de su manipulación. Pero fácilmente provoca un sentimiento de malestar en los otros que se dan cuenta de pronto que no han sido respetados.

-          ESTILO AGRESIVO:

No tienen en cuenta los sentimientos de los demás. Resulta de la defensa de los derechos personales y la expresión de los pensamientos, sentimientos y opiniones de una manera muy inapropiada. Acusan, pelean, amenazan, agreden, culpabilizan, insultan. Transgrediendo los derechos de las demás personas, pudiendo ir desde los comentarios humillantes hasta las agresiones verbales directas (insultos y amenazas). La expresión hostil de los propios deseos a través de palabras o de acciones de tal manera que obligue al otro a someterse a ellos o aún cualquier acto que quite o disminuya los derechos de las demás personas. Rechaza, ridiculiza y rebaja al otro. La expresión no verbal es amenazante y produce miedo. El comportamiento agresivo es el que utiliza la coacción, es decir, la amenaza o el castigo para obtener la sumisión de alguien.

Es el opuesto al estilo pasivo. Contrariamente a la persona pasiva, que olvida sus derechos y necesidades, el individuo agresivo no ve los de los demás.

Diferencia con el manipulador: Les niega a los demás el derecho de satisfacer sus necesidades, un poco como el manipulador, pero contrariamente al manipulador, comunica muy clara y directamente sus propias necesidades y sentimientos.

Consecuencias: Este sistema de comunicación puede ser eficaz para lograr un objetivo si provoca temor en los demás y les lleva así a someterse. Pero también puede provocar cólera en los demás que reaccionarán y devolverán respuestas agresivas. Aumenta así, la posibilidad de contraataque, produce cólera y hostilidad y disminuye la posibilidad de entendimiento entre las personas. El individuo agresivo se encuentra frecuentemente solo y deprimido. Presentan la ventaja de que nadie les pisa y la desventaja de que nadie les quiere a su lado.

En cierta manera, le dice al otro. Esto es lo que pienso. Quiero que me escuches completamente. Tú eres estúpido por pensar de manera diferente. Esto es lo que quiero y lo vas a hacer. Esto es lo que siento, tú no eres importante.

-          ESTILO ASERTIVO:

Consiguen sus objetivos sin dañar a los demás. Expresan directamente sus derechos, deseos, necesidades, sentimientos, opiniones,  gustos, ideas, puntos de vista e intereses y su derecho a que le respeten, sin negar estos mismos derechos a los demás. Se respetan a ellos mismos pero también a los que les rodean.

Actúan y dicen lo que piensan, en el momento y lugar adecuados, con franqueza y sinceridad. Tienen autenticidad en los actos que realizan, están seguros de sus creencias y tienen la capacidad de decidir. Resulta de la expresión directa de los deseos, derechos, sentimientos y opiniones sin llegar a amenazar, castigar ó violentar los derechos de los demás. Evaluando las posibles consecuencias, que resulten de la expresión de estos sentimientos.

La conducta que permite a una persona actuar con base a sus intereses más importantes, defenderse sin ansiedad ni poder, expresar cómodamente sentimientos honestos ó ejercer los derechos personales, sin negar los derechos de los otros. Ser asertivo es saber expresarse sin ansiedades, es decir cuales son tus puntos de vista y tus intereses, sin negar los de los demás; aquella que reúne las conductas y pensamientos que nos permiten defender los derechos de cada uno sin agredir ni ser agredido.

Permite a la persona expresar adecuadamente oposición (decir no, expresar desacuerdos, hacer y recibir críticas, defender derechos y expresar en general sentimientos negativos ), y afecto ( dar y recibir elogios, expresar sentimientos positivos en general ), de acuerdo a sus intereses y objetivos personales, respetando el derecho de los otros e intentando alcanzar la meta propuesta

Comunicar de forma afirmativa, es expresar sus pensamientos, sus principios, sus sentimientos y su forma de ver el mundo a través de palabras o gestos de forma tranquila, honesta y apropiada. Permite la posibilidad de entendimiento, al mismo tiempo que se quiere conocer los sentimientos, pensamientos y la forma de ver el mundo del otro.

Concluyendo, la asertividad se basa en el respeto y por tanto comporta la libertad para expresarnos respetando a los demás y asumiendo la responsabilidad de nuestros actos. Esto no significa querer llevar siempre la razón en todo, sino expresar nuestras opiniones y punto de vista, sean estos correctos ó no, con el derecho de equivocarnos.

Consecuencias: Un comportamiento así generalmente es eficaz para alcanzar un objetivo porque permite compromisos y se dirige hacia la satisfacción y al respeto de uno y de los demás. Transciende hacia sentimientos positivos y liberadores para uno mismo como para los otros, que son incluso, más importantes que el hecho de alcanzar siempre los objetivos deseados.

Comunicar de forma afirmativa es decirle al otro: Esto es lo que pienso. Esto es lo que siento. Así es como veo la situación. Pero estoy dispuesto a escuchar y a intentar comprender lo que piensas, lo que sientes, como ves la situación

Hay muchas técnicas para ser asertivos. Una de las técnicas que mejor funcionan es desarmar antes al otro con un cumplido o un reconocimiento de su labor, de su persona o de su tarea, para después pasar a expresar lo que necesitamos.

Los casos en los cuales no es aconsejable defender nuestros derechos, se reducen sólo a aquellos en los que corremos peligro eminente de agresiones a nuestra integridad física ó a situaciones que estén al margen de la legalidad.


-        RESOLVER CONFLICTOS ASERTIVAMENTE

  • PASO 1: Describe la situación empleando solamente los hechos ocurridos, no tu interpretación de los mismos.
  • PASO 2: Describe cómo te sientes, es decir, explica a la otra persona cómo su conducta y/o acciones te están haciendo sentir y por qué.
  • PASO 3: Describe lo que necesitas o lo que te gustaría que pasara para solucionar el problema.
  • PASO 4: Escucha a la otra persona mientras describe sus sentimientos y la solución deseada para resolver el problema. Una vez que ambas partes han expuesto su situación de manera clara y sin acusaciones, les será más sencillo encontrar un compromiso mediante el cual ambos salgan beneficiados.

      Otros consejos
  •  Evita las siguientes conductas:
    -        Sentir que tienes que “ganar el pleito” a como dé lugar y bajo los términos que tú dispones.
    -        Tener expectativas irreales, como perfección absoluta.
    -        Saltar a conclusiones prematuras
    -        Pelear.
    -        Menospreciar, etiquetar, culpar o acusar.
    -        No poner atención a la otra persona.
    -        Tratar de cambiar el tema.
    -        Ceder a la primera o bien ser inflexible
  • Enfócate en un solo problema a la vez.
  • Elige un lugar y tiempo adecuados para discutir el problema. No discutas innecesariamente. A veces es mejor no discutir.
  • Escucha a la otra persona y no la interrumpas.
  • Reconoce humildemente tus errores o si te has equivocado. Todos tenemos derecho a equivocarnos.
  • Si algo no te queda claro, es muy importante que pidas a la otra persona que te lo explique de nuevo.
  • Parafrasea, es decir, confirma lo que la otra persona te dijo para asegurarte de que ambos estén en la misma onda y entienden lo mismo. Por ejemplo: “Hice una broma acerca de tu nuevo corte de pelo en la clase, y eso te hizo sentir avergonzado, ¿correcto?”
  • Haz críticas constructivas. El objetivo de una crítica constructiva no es dañar a la otra persona ni desvalorizarla, sino la de lograr un cambio favorable que beneficie a las personas implicadas.  
  • Ofrece soluciones. Da a la otra persona sugerencias sobre la forma más adecuada de afrontar el problema.
  • Si vas a decir algo importante pero crees que la otra persona se va a molestar, prepáralo (no quiero que te molestes con lo que te voy a decir……..)
  • Emplea frases que inician con “Yo” en lugar de “Tu” (Por ejemplo “Yo siento…”, “Yo entendí que…” y “Yo pienso…”)
  • Recuerda que las palabras que eliges decir son muy importantes, y que la manera en que las digas puede mejorar o empeorar la situación.
  • Observa cuántas veces dices “Tu” durante un conflicto (por ejemplo, “Tu siempre…” o “Tu nunca…”) Si lo haces con mucha frecuencia, la persona puede sentirse acusada y ponerse a la defensiva. 


 -        DEBATIR ASERTIVAMENTE

  • Describe el tema de discusión apelando a  hechos objetivos y no tu interpretación de los mismos.
  • Argumenta tus puntos de vista razonadamente
  • No lleves la contraria abiertamente (No, No, eso no es así……..). Expón las contradicciones o puntos débiles de sus argumentos
  • Intenta remitirte a los datos o fuentes fiables de información
  • Escucha a la otra persona atentamente mientras expone sus argumentos o puntos de vista.
  • Usa tu empatía, es decir comprender y experimentar el punto de vista y pensamientos de otras personas. Igualmente hazle ver a los demás que entiendan o tomen en consideración tus puntos de vista.
  • No interrumpir a la otra persona y dejar que termine su argumentación. Pedir que tampoco nos interrumpan, pues nosotros no lo hacemos.
  • No sentir que tienes que ganar la discusión a toda costa. Comprender que la otra persona no tiene porque pensar necesariamente como nosotros y que no debe importarnos que todo el mundo no piense igual que nosotros.
  • Hazte esta pregunta ¿Por qué discutes? ¿Buscas ganar una discusión porque tienes un interés personal en el asunto? ¿O para satisfacer tu ego y demostrar al otro que tienes razón? ¿O simplemente quieres saber la verdad?  Si tu respuesta es saber la verdad, aunque la misma contradiga lo que pensamos, y eres flexible estarás más abierto a aprender y entender a las demás personas.
  • No Pelearse o insultar. No dejarse tampoco provocar ni entrar en el juego sucio del contrario.
  • Mantén la calma. No irritarse o levantar el tono de voz, no hace más validos a los argumentos por alto que se expresen. Si uno se irrita facilitará que el otro también lo haga.
  • No sacar conclusiones precipitadas antes de lo debido
  • Si algo no te queda algo, pide a la otra persona que te lo explique de nuevo
  • Parafrasea para que el otro confirme su punto de vista.
  • No tergiverses las opiniones de la otra persona o pongas en boca del otro lo que no ha dicho
  • No hagas comparaciones con los argumentos de los demás, pues desvirtúan su fundamento al ser elementos distintos, céntrate en los argumentos en sí mismos.
  • No ridiculices, desvalorices, o te rías de  tu oponente o sus argumentos (eres tonto si piensas eso, nadie cree eso ya……)
  • No personalices los temas de discusión haciendo ver a la otra persona que los argumentos que tiene son causados por como es él (Claro esa es tu opinión porque tú eres………). Esta personalización es debido a la idea o prejuicio que tenemos de esa otra persona. Céntrate en los fundamentos de los argumentos y no en quien los exprese y como es
  • Desacredita sus argumentos no a la persona.  Busca los puntos débiles de los argumentos y no sus puntos débiles personales para atacarle en la discusión (no tienes formación o ni idea de…….)
  • Conoce a tu oponente. Tendrás más herramientas para el debate y evitarás problemas. No discutas o bien hazlo con sutileza sobre ciertos temas “sensibles” o que no son del gusto de la otra parte
  • Busca ideas u opiniones en las que estás de acuerdo con la otra parte
  • Cambia de parecer si te convence. Piensa que tú también te puedes equivocar y el otro tener razón al menos en parte. Reconoce humildemente si la otra persona te ha hecho cambiar de opinión
  • No caigas en el sesgo de falso dilema y polarización (del que hablamos en el artículo del Listado de Sesgos Cognitivos): Se presentan dos puntos de vista como las únicas opciones posibles, cuando en realidad existen una o más opciones alternativas. Cuando hay dos bandos o posturas se incrementa la fuerza de una creencia en una de las posturas o bandos después de la presentación de pruebas débiles. Cegados ambos bandos por sus prejuicios personales acerca de las demás posibilidades y positivamente sobre las propias, confirman sus creencias sin escrutinio aunque evalúan críticamente las creencias del contrario. 



Piensa bien y acertarás (VI). ESTRATEGIAS DE AFRONTAMIENTO DE PROBLEMAS



Las estrategias de Afrontamiento hacen referencia a los esfuerzos que hacemos las personas cuando nos enfrentamos a una situación conflictiva que puede producir estrés o ansiedad, comportándonos de una determinada forma para así hacer frente a las demandas tanto internas como de nuestro ambiente y entorno social. Son estrategias conscientes de carácter intencional y deliberado.

Valoración: Nuestra reacción dependerá en primer lugar de como valoremos la situación estresante. Consistente en analizar si el hecho es positivo, neutro o negativo y, además, valorar las consecuencias presentes (daños o pérdidas) y/o futuras (amenaza futura) del mismo, y el grado de reto potencial que supondrá enfrentarnos a esa situación. En segundo lugar, se produce una valoración secundaria en la que el objeto de análisis son nuestros recursos y las capacidades u opciones para afrontarlo  y serán los que con más probabilidad susciten reacciones de estrés.

La forma de afrontarlo se denomina “estilos de afrontamiento” y depende de la personalidad de cada cual. Nuestra educación, la influencia de nuestro entorno cultural y social, nuestros miedos, las expectativas que tenemos sobre nuestras capacidades y sobre los resultados, la sensación de control sobre la situación, las creencias sobre si nosotros mismos podemos controlar lo que ocurre o si más bien lo que nos pasa depende del entorno, la motivación, las actitudes. Estos ingredientes forman nuestro estilo de afrontamiento, exitoso o ineficaz.

Un suceso (interno o externo) es más o menos estresante en la medida en que el sujeto lo perciba o lo valore como tal sean cuales sean las características objetivas del mismo. Es decir lo que para nosotros puede ser muy estresante para otra no serlo, y de ahí la importancia de hacer una valoración lo más adecuada o realista posible.

Afrontamiento Positivo: Nos  centramos y esforzamos en hacer frente a la situación, buscando soluciones al problema. Consideramos que tenemos control sobre la situación y que podemos resolverla de forma adecuada usando alguna estrategia o modo de afrontamiento. Todo ello aumenta nuestra confianza y eficacia.

Afrontamiento Negativo: Abandonamos cualquier esfuerzo para afrontar el problema. Cuando percibimos que no tenemos control y no disponemos de ninguna estrategia, ni ahora ni el futuro, para cambiar una situación aversiva personal o cuando el individuo considera que ningún modo de afrontamiento va a ser eficaz para controlar una situación negativa (Indefensión Aprendida). Aumenta nuestra desconfianza y eficacia.

Cada situación concreta puede requerir de una estrategia de afrontamiento distinta. Los Recursos de que dispongamos pueden permitirnos tener más medios para afrontar las situaciones. Hay recursos materiales, psicológicos y de apoyo social

Recursos Materiales: Disponibilidad de tiempo, educación, dinero, nivel (calidad) de vida, etc. Por ejemplo, tener dinero permite disponer de determinados recursos para afrontar una situación problemática, o puede amortiguar los potenciales efectos de una situación estresante (por ejemplo, ser despedido del trabajo).


AFRONTAMIENTO COGNITIVO (Pensamiento)

Buscar un significado al suceso (comprenderlo), valorarlo de manera que resulte menos aversivo, o enfrentarlo mentalmente. Tipos:

Aceptación (reconocer, respetar, tolerar): Aceptar y asumir la situación, la vida y a los demás tal y como son, especialmente útil cuando las cosas no tienen solución


Anticipación: Anticipar problemas o situaciones conflictivas posibles, considerando las reacciones emocionales y las respuestas o soluciones alternativas. La idea es evitar un estado de preocupación (ansiedad) presente, e inmunizarse para una situación futura posible.

Auto análisis (auto observación, autocrítica): Reflexionar sobre los propios pensamientos, motivaciones, sentimientos y comportamientos, reconociendo la propia responsabilidad en el origen (ocurrencia), mantenimiento o manejo del problema (situación estresante), y actuar en base a ésta reflexión.

Humor: El sentido del humor permite afrontar conflictos, o situaciones potencialmente angustiantes, de forma humorística, acentuando los aspectos cómicos o irónicos.

Planificación (planeamiento): Pensar y estudiar el problema, analizando los diferentes puntos de vista u opciones, y desarrollar estrategias para solucionarlo. Es importante establecer prioridades y objetivos a corto y largo plazo, centrándonos fundamentalmente en los que son a corto plazo, especialmente si son muchas las posibilidades o las tareas a realizar.

Reevaluación positiva: Modificar el significado de la situación estresante, especialmente atendiendo a los posibles aspectos positivos que tenga, o haya tenido (fijarse en lo positivo), que expresa optimismo, y una tendencia a ver el lado positivo de las cosas y considerarse afortunado. Por ejemplo, considerar el problema de forma relativa, y como un estímulo para el desarrollo personal.
En ocasiones no se puede hacer directamente frente a la situación pues no está en el control del comportamiento personal (por ejemplo enfermedades terminales, fallecimiento de un ser querido, entre otras), en este momento la evaluación que se hace de la situación que genera el estrés es muy importante, pues modifica las metas de comportamiento y el estado emocional
Estrategias de reevaluación positiva: Ver los aspectos positivos. Sacar algo positivo de la situación. Descubrir que en la vida hay gente buena. Comprender que hay cosas más importantes. No hay mal que por bien no venga. Pensar que el problema pudo haber sido peor. Pensar en el aprendizaje positivo que dejó o en una oportunidad para superarse y mejorar.

Relativizar los problemas. Es útil quitarle importancia a los problemas, no darle más de la que tienen. Debemos preguntarnos ¿Es tan grave el problema del que nos preocupamos? ¿Le damos más importancia a algún problema o conflicto con alguien de lo que tiene? ¿Qué es lo peor que nos podría ocurrir? ¿Merece la pena discutir de esa forma? ¿Importa tanto tener razón? Cuando la gente se encuentra con problemas de verdad serios se da cuenta de lo que de verdad es importante.


AFRONTAMIENTO AFECTIVO O EMOCIONAL

Centrarse en mantener el equilibrio afectivo, o aminorar el impacto emocional de la situación estresante. Si no funcionan o son insuficientes las estrategias cognitivas, se pretende aminorar el impacto sobre el individuo. 

Vía Emocional negativa. Tras presentarse el problema, nos sumergimos en emociones negativas de rabia, enfado, miedo, desorientación, es decir, predomina una emoción primaria, lógica pero inadecuada. Dando lugar así a un estado de temor, bloqueo, impulsividad o no reflexión.  Auto-Focalización-Negativa: La persona se centra en aspectos negativos de sí mismo de forma poco realista, se juzga constantemente, se culpabiliza y presenta de forma constante un estado emocional negativo que dificulta el afrontamiento, pues está tan concentrado en lastimarse que finalmente termina no solucionando el problema. Tendencia de afrontamiento que se encuentra con alta frecuencia en personas con estados depresivos. Por ejemplo: Auto convencerse negativamente, no hacer nada ya que las cosas suelen ser malas, auto culpación, sentir indefensión respecto al problema. Asumir la propia incapacidad para resolver la situación. Resignarse, detener soluciones posibles. Nuestra percepción de éxito es negativa provocando sensación de inutilidad, pesimismo, pasividad.

Vía Racional o Emocional positiva. Ante el mismo problema, valoramos la situación, su gravedad, importancia, priorizando acciones y aceptando nuestra responsabilidad. De esta manera, dejamos el problema “en reposo”, lo que suele desembocar en una mayor serenidad para sopesar la situación, unas emociones más neutras y en la creencia de que podemos afrontarlo. Nuestra percepción de éxito es positiva generando una visión de auto eficacia orientada al problema, a la acción.

Apoyo social o afiliación: Acudir a otras personas cercanas o de confianza (pareja, familiares, amigos), organizaciones (peticiones) o grupos (organizando o formando parte de ellos), profesionales (abogados, psicólogos,  etc.), para expresar los sentimientos, preocupaciones o problemas, buscar apoyo instrumental (por ejemplo, dinero), información, consuelo, orientación, consejos, apoyo emocional o psicológico.
Esta estrategia se refiere a buscar opiniones de pares o personas que percibe como superiores intelectuales, permite validar la información que se percibe acerca del evento y permite recibir retroalimentación sobre las causas y consecuencias del problema, permitiendo igualmente expresar asertivamente las emociones negativas que puede generar el factor estresante. Se considera que es una estrategia inadecuada cuando la persona se vuelve dependiente de los conceptos u opiniones de los otros ante varias situaciones de forma repetida.

Autocontrol (control emocional): Esfuerzos para controlar y ocultar los propios sentimientos y respuestas emocionales.  Distanciamiento: Intentamos conscientemente pensar en el problema sin que nos afecte emocionalmente

Evitación o Escape: Se buscan situaciones opuestas al factor estresante como escape. Es negativo cuando se necesita encarar directamente la situación asumiendo las riendas y las consecuencias de las decisiones. Se considera una estrategia positiva cuando está encaminada a no alimentar más el problema (por ejemplo encontrarse con la otra pandilla y evitar la confrontación o evitar discusiones con otra persona que está bajo un estado emocional negativo que le dificulta procesar la información o tranquilizarse). Ejemplos de evitación: Apartarse del problema. Concentrarse o realizar otras actividades como distracción, salir para divertirse. 
 
Supresión: Es una forma de evitación consciente  o desconexión en que nos enfrentamos a los conflictos emocionales evitando intencionadamente pensar en problemas, ideas, recuerdos, deseos, sentimientos o experiencias que producen malestar. No pensamos en el problema o pensamos en otra cosa, para evitar que afecte emocionalmente (“Saco el problema de mi mente”) y olvidarse del problema.  Al igual que la evitación puede ser positivo o negativo por los mismos motivos.
 
Evasión: Buscamos aislarnos de una realidad que no nos gusta y no queremos aceptar. Empleo de un pensamiento irreal (o mágico) improductivo (“Ojalá hubiese desaparecido esta situación”), o de un pensamiento desiderativo (deseo de que la realidad no fuera estresante, fantaseando sobre realidades alternativas pasadas, presentes o futuras - esperanza -), o ya estrategias de afrontamiento conductual reductoras de tensión (paliativas) como comer, fumar, beber alcohol, o usar otras drogas o medicamentos. La evasión es una forma de afrontamiento negativa que quiere negar la realidad o nos lleva a comportamientos que pueden dañar nuestra salud.

Expresión emocional abierta: La persona considera que expresando su ira o su tristeza de forma constante, solucionará el problema. Esta estrategia es considerada negativa cuando la persona se comporta dejándose llevar por la emoción negativa. Se considera una estrategia funcional cuando la persona logra organizar sus pensamientos y emociones expresándolos de forma clara y dirigiéndose al problema, no atacando a otras personas o a si mismo, va mas allá de solo desahogarse. Ejemplos: Descargar el mal humor con los demás. Insultar a otras personas. Comportarse hostilmente. Agredir a alguien. Irritarse con la gente. Luchar y desahogarse emocionalmente.


 AFRONTAMIENTO CONDUCTUAL

Estrategias compensatorias/Aseguradoras: Cuando somos conscientes del problema se considera una estrategia de afrontamiento, cuando es inconsciente un mecanismo de defensa que ya expliqué en otro artículo del blog. Lo provocan creencias o ideas (esquemas) negativas sobre nosotros mismos  que provocan ansiedad. Cuando el sujeto no quiere o no puede evitar las situaciones temidas es probable que las estrategias compensatorias se pongan en marcha El sujeto hace cambios en el ambiente o en sí mismo produciendo transformaciones que disminuyen la probabilidad  futura de de experimentar las consecuencias temidas. Así Ocultamos o disimulamos lo que no nos gusta de nosotros mismos. Ejemplo: Persona que para compensar su fealdad compra caros productos de belleza o se muestra más simpática para compensar su fealdad. Persona débil que se muestra hostil para aparentar fortaleza. Tiene mucha relación con los complejos.

Afrontamiento directo (confrontación): Afrontar directamente la situación mediante acciones directas, agresivas, o potencialmente arriesgadas. Útil según las circunstancias. Útil para conseguir unos resultados concretos, frente ciertas amenazas o riesgos pero pueden implicar asumir riesgos innecesarios o deteriorar las relaciones sociales con los demás si son agresivas.

Altruismo: El individuo se enfrenta a conflictos emocionales dedicándose a satisfacer las necesidades de los demás. A diferencia del auto sacrificio, el individuo obtiene una gratificación bien por la acción realizada, bien por las repuestas de los demás.

Postergación (refrenar el afrontamiento): Esperar hasta que aparezca la ocasión adecuada para actuar, postergar todo tipo de actividades hasta adquirir mayor y mejor información sobre la situación. Nos damos cuenta que en muchas ocasiones debemos postergar nuestra acción para solucionar los problemas o satisfacer nuestros deseos o necesidades. Es negativa cuando vamos postergando indefinidamente algo con lo que tenemos que enfrentarnos sin creer encontrar la ocasión adecuada.

Focalización en la situación o problema: La persona centra su atención en entender cuál es el problema, comprende que es un elemento que puede estar bajo su control si logra identificar que aspectos están relacionados. Para ello es importante: definir el problema, encontrar situaciones que incrementan o decrementan el problema, observar comportamientos personales que incrementan el problema, detectar si el problema es de otros o es propio cuando están involucradas otras personas. Por ejemplo: 1. Analizar las causas del problema 2. Seguir unos pasos concretos 3. Establecer un plan de acción 4. Hablar con las personas implicadas 5. Poner en acción soluciones concretas 6. Pensar detenidamente los pasos a seguir.

Hacer una Guía de Resolución de problemas Pasos: 1º Concretar el problema (uno por cada vez a emplear el método). 2º Concretar como solemos responder por costumbre a ese problema. 3º Hacer una lista con soluciones alternativas. 4º Valorar las consecuencias de cada alternativa. 5º Valorar los resultados.

Hacer un lista con las distintas opciones o puntos de vista (si es una discusión y esta lo permite). En cada opción o punto de vista poner tanto las ventajas como inconvenientes o los pros y contras de cada uno de ellos. Una vez hecha la lista tener en cuenta todos los puntos y hacer una valoración general. Si hay otras personas tener en cuenta sus valoraciones también e intentar llegar a un concenso.

 
ESTRATEGIAS DE SOLUCIÓN DE CONFLICTOS O NEGOCIACIÓN

Ambas partes del conflicto pueden ganar. Un objetivo de la negociación consiste en resolver el conflicto con un compromiso o una solución que satisfaga a ambas partes (negociación colaborativa). Los buenos negociadores tratarán una negociación donde ambas partes se sientan ganadores. Todo indica que el uso de esta estrategia de negociación proporciona generalmente una cantidad mayor de consecuencias positivas, o al menos pocas consecuencias negativas.
 
Sin embargo, las buenas negociaciones exigen otras habilidades que deben ser aprendidas y practicadas. Tales habilidades incluyen 1) Planificar la reunión y elegir el momento oportuno 2) Determinar la naturaleza del conflicto, es decir definir claramente cual es el problema y sus necesidades al respecto, reconocer la causa del conflicto, o sea, las palabras o acciones que inmediatamente provocan en usted una reacción emocional como el enojo o la ira. Una vez reconocida la causa del conflicto será más fácil controlar las emociones. 3) Asegúrese de que sus datos son los correctos, mostrar hechos sin ambigüedades, 4) Eficiencia en señalar las negociaciones. 5) capacidad de comunicación, hacerse entender, evitar malentendidos, saber escuchar con atención sin pensar en lo que vamos a decir nosotros después y dejar a la otra parte hablar y exponer su punto de vista, Se debe tratar de comprender lo que la otra persona está diciendo. 6) capacidad de ver el punto de vista del otro, la habilidad de comprender sus propios sentimientos hacia el conflicto. 7) Autocontrol emocional. No asigne culpas ni insulte. Hable de los temas o asuntos sin insultar ni echar la culpa a otra persona.8) Explore todas las ideas y posibilidades que pueden ayudarle a resolver la discusión y debata los pros, los contras y las consecuencias. 9) Uso del procedimiento de solución del problema a través de una decisión de consenso, la habilidad de brindar opciones para resolver el conflicto, flexibilidad 10)  Luego de haber llegado a un acuerdo y compromiso sobre el plan a seguir, decidan quién será el responsable de cada acción.

Ante un conflicto debemos analizar nuestra meta y quien es la otra persona. Si nuestra meta es sumamente importante y también la relación, debemos intentar llegar a una negociación. Si no contamos con el tiempo suficiente transigir, o suavizar. Si la otra persona está nerviosa conviene un repliegue, para dejar el problema pendiente de resolver. Sólo en una relación de competencia o de compra-venta se debe utilizar la estrategia de fuerza o intransigencia  ¿yo gano-tu pierdes?, en la que tratamos de alcanzar nuestro objetivo forzando o persuadiendo a la otra parte para que ceda, nunca debo utilizarla con personas que tengo una relación buena y estable.


ESTRATEGIAS FRENTE A UNA CRÍTICA SOBRE NUESTRO PROCEDER

El sentido crítico puede ser difícil si se presenta como forma ofensiva o de resistencia, pero más allá de las críticas de situaciones de rencor o problemas personales, está la crítica constructiva que siempre nos aporta algo vital. Evitar la crítica es sinónimo de aislamiento. Cuando alguien critica nuestro proceder hay cuatro estrategias o maneras posibles de hacerles frente:

Estrategia N°1 Reconocimiento: Usted está de acuerdo con el crítico y sus opiniones. La finalidad de esta táctica es la de detener o interrumpir la crítica. Empléela sólo cuando las objeciones parezcan razonables y hayan sido formuladas con el ánimo de ayudar: 1. Dígale que tiene razón. 2. Haga que se dé cuenta que usted hace lo que quiso decir. 3. Si la crítica fuera apropiada, agradezca. 4. Si disiente con sus argumentos, pero considera que pueden ser atendidos, explique su punto de vista con humildad.
Estrategia N°2. Acuerdo simbólico: Emplee esta técnica cuando la crítica no sea constructiva ni precisa: 1. Acepte lo que considere acertado. 2. Acepte la posibilidad de que lo que dice pueda ser correcto. 3. Acepte que, en principio, lo que dice pueda ser correcto. 4. Luego, y en la soledad evalúe críticamente sus argumentos. ¿Eran malintencionados o había en ellos algo de verdad?.
Estrategia N°3. Sondeo: Utilice este método para personas con críticas poco claras y contradictorias: 1. Escuche atentamente su razonamiento siguiendo el método de "escucha activa". 2. Deje que se quede sin palabras. Si no sabe a dónde quiere llegar, él mismo terminará por reconocerlo. 3. Si la crítica es vaga, exija su aclaración. ¿Qué pretende? ¿Qué quiere decir? 4. Si la explicación resultara más concreta que antes recurra a las estrategias 1 o 2 según el caso. 5. Si aún la crítica no tuviera fundamento ni razón de ser, retírese de la discusión.
Estrategia N°4. Demora: En caso de que no haya comprendido los argumentos, o considere que necesita madurarlos, no sienta prisa para dar ninguna respuesta y resérvese el derecho de contestar más tarde.


lunes, 5 de enero de 2015

Piensa bien y acertarás (V). LISTADO DE SESGOS COGNITIVOS



Sesgos de Atribución. Pues yo creo que esto es debido a que…….

  • SESGO DE CONFIRMACIÓN: Tendencia a buscar o interpretar la información de una manera que confirma las propias ideas preconcebidas. Se favorece la información o interpreta la realidad confirmando sus propios presupuestos o hipótesis, sin importar si la información es verdadera. Ejemplo: Pensamos sobre alguien "este tipo es tonto", así que al primer fallo que tiene (y que seguramente podría cometer cualquier otra persona) confirmamos supuestamente nuestra teoría.
  • INFERENCIA ARBITRARIA Llegamos a ciertas conclusiones sin base alguna, o incluso con evidencias contrarias. Asumir algo negativo o positivo cuando no hay datos suficientes que lo apoye. Se pueden diferenciar dos tipos: la lectura de pensamiento (dar por supuesto lo que otra persona piensa o presuponer sus intenciones) y el error del adivino (afirmar algo que todavía no ha ocurrido, predecir o «profetizar» el resultado de eventos antes de que sucedan.). Ejemplos: “Seguro que me ha invitado a su fiesta porque se lo pidió su hermano”, “Ésta se piensa que soy tonta”, “Paso de ir. Seguro que va a ser un aburrimiento total”. Tenemos que tener presente que porque creamos que alguien piense algo, no tiene por qué estar haciéndolo, y que por más seguros que estemos de que algo va a ocurrir, muchas veces el futuro nos sorprende.
  • EFECTO DE SOBREATRIBUCIÓN, sesgo de correspondencia o error fundamental de atribución: Es la tendencia o disposición de la gente a sobre-dimensionar los motivos personales. Cuando las personas piensan sobre sí mismas atribuyen su éxito a una cualidad personal interna (inteligencia, habilidad, esfuerzo, bondad, fuerza, carácter) y sus fracasos a circunstancias externas (mala suerte, desventaja, me tienen manía). Cuando la gente piensa en otros, atribuyen los aciertos de los demás a circunstancias externas (tuvo suerte, tuvo ventaja) y los fallos a debilidades o características internas (tiene mucho carácter, él no es suficientemente fuerte, inteligente). También tendemos a pensar que nuestra personalidad, comportamientos y creencias son más flexibles y menos dogmáticas que las ajenas. El ser humano tiene tendencia a disfrutar, a sentirse reforzado y en calma cuando toma consciencia de que no es responsable de sus actos y atribuye las causas o decisiones en agentes externos. Está también en parte relacionado con el seguimiento al líder cuando sobreatribuimos cualidades al mismo. Ejemplo de sobreatribución: Nosotros hemos conseguido nuestro empleo porque hemos trabajado duro y somos inteligentes y creativos, pero Juan está ahí porque es el sobrino del gerente.                                                                                                  
  • Personalización - También conocida como falsa atribución, consiste en asumir que uno mismo u otros han causado cosas directamente, cuando muy posiblemente no haya sido el caso en realidad. Cuando se aplica a uno mismo puede producir ansiedad y culpa, y aplicado a otros produce enojo exacerbado y ansiedad de persecución. También podemos pensar erróneamente que los comentarios o actitudes de los demás se refieren a uno mismo erroneamente. Por ejemplo: "Eso lo dice por mí".
  • Ilusión del control: Es la tendencia a sobreestimar el grado de influencia sobre otros eventos externos. De esta manera, los seres humanos tienden a creer que pueden controlar o al menos influir en las consecuencias o resultados que claramente no pueden controlar ni influir. Falacia de control: presuponer que se tiene que tener un control y una responsabilidad excesiva sobre lo que ocurre a su alrededor, con cierto sentimiento de omnipotencia; o por el contrario puede verse como incompetente e impotente en grado extremo para manejar los propios problemas, o sentirse externamente controlada por otros o por las circunstancias.
  • Sesgo de Culpabilidad: culpabilizar a los demás de los problemas propios, o por el contrario culparse a sí mismo de los problemas ajenos. En psicología, complejo de mártir, se refiere a una persona que adopta una actitud de víctima, con el deseo de ser un mártir por su propio bien, la búsqueda del sufrimiento o la persecución, porque se alimenta de una necesidad psicológica.
  • Falacia de cambio: presuponer que la felicidad de uno depende exclusivamente de los actos y conductas de los demás o de las circunstancias externas; exige cierta condicionalidad; es decir se espera que la actitud de cambio venga de los demás, en vez de responsabilizarse de sí mismos.
  • Sesgo de impredecibilidad propia: Es la tendencia de algunas personas a verse ellos mismos como relativamente variables e impredecibles en términos de su personalidad, comportamiento y estado de ánimo mientras que ven el de los demás como mucho más predecible en cualquier situación. Este sesgo atributivo tiene un importante rol en la formación y mantenimiento de los estereotipos y prejuicios.
  • Efecto de encuadre: La tendencia a extraer diferentes conclusiones dependiendo de que modo se presenten los datos o la tendencia a alterar las decisiones según sea presentada una misma opción. Como resultado, se deducirán conclusiones diferentes a partir de la misma información dependiendo de la manera como se presenta la misma. En concreto, las personas tienden a seleccionar opciones, dependiendo si la cuestión está enmarcada para concentrarse en las pérdidas o en las ganancias. Por ejemplo, consideramos mejor una cura para el 90% de los afectados por una enfermedad y la muerte del 10% que si nos presentan la información de forma inversa, aunque en realidad sea lo mismo dicho de otro modo.
  • Sesgo de disconformidad o prejuicio de desconfirmación: Las personas pueden desacreditar la información que no admite sus puntos de vista. Es la tendencia a realizar un crítico escrutinio de la información cuando contradice sus principales creencias y aceptar sin criterio aquella información que es congruente con sus principales creencias. Podemos llegar a aceptar sin más las pruebas que apoyan nuestras ideas mientras que nos mostramos escépticos con las que son contrarias, considerándolas parciales o interesadas.
  • Sesgo de autoservicio o sesgo hacia mi lado: Es la tendencia de algunas personas a errar en su observación e ignorar pruebas o hechos en contra de la postura que defienden. También reclaman mayor responsabilidad en los aciertos y éxitos que en los errores. Además, en cuanto aparece información ambigua la interpretan de un modo que beneficia sus intereses.
  • Efecto de negación de precedentes: Es la tendencia de algunas personas a evitar incorporar probabilidades o sucesos precedentes muy bien conocidos que pueden ser importantes en la decisión a tomar.

Sesgos Sociales o de atribuciones sociales. Es que los demás……

  • Efecto Bandwagon o EFECTO DE ARRASTRE: Es la tendencia a hacer (o creer en) algo porque muchas personas lo hacen (o lo creen). Está relacionado con el pensamiento de grupo o el comportamiento gregario. El efecto bandwagon (que tomó su nombre de la carreta que lleva la banda musical de un tren de circo) dicta que la probabilidad de que una persona adopte una creencia o conducta es directamente proporcional a cuántos otros ya la tengan. Lo que significa que existe una tendencia psicológica a seguir o imitar las acciones y pensamientos de los demás. Nos dejemos llevar por las opiniones de los demás aunque no nos parecen acertadas. La tendencia aumenta mientras mayor sea el número de personas que piensen distinto a nosotros. ¿Cuál de las tres líneas de la derecha mide lo mismo que la de la izquierda? ¿Es la C? ¿Y si otras seis personas dicen que es la B, seguirías pensando que es la C? Pues es bastante posible que cambies de opinión, por no llevar la contraria. También existe la tendencia a no creer una fuente de información porque es ajena al grupo o a la comunidad.
  • PREJUICIO DE PERTENENCIA AL GRUPO o prejuicio de socio: Es la tendencia de las personas a tratar de manera preferente a quienes perciben como miembros de su propio grupo.
  • SESGO DEL FALSO CONSENSO: Tendencia de juzgar que las propias opiniones, creencias, valores y costumbres están más extendidos entre las otras personas de lo que realmente están. Algunas personas sobrestiman el grado en el cual los demás coinciden o están de acuerdo con ellos. Las personas cambian rápidamente sus propias opiniones, creencias y predilecciones para parecer más acordes o en sintonía con el público general. Como los miembros de un grupo alcanzan un consenso y raramente encuentran personas que disientan, tienden a creer que todo el mundo piensa del mismo modo. Es similar al sesgo de proyección, por culpa del cual atribuimos a los demás nuestras propias creencias.
  • Prejuicio de homogeneidad de los demás: Los individuos ven a los miembros de su grupo como más variados, diferentes y ricos en contrastes que los pertenecientes a otros grupos, los cuales son considerados homogéneos e iguales entre sí.
  • Efecto espectador: Es un fenómeno psicológico por el cual es menos probable que alguien intervenga en una situación de emergencia cuando hay más personas que cuando se está solo.
  • Efecto keinshorm: Predisposición a contradecir las ideas o formulaciones de otra persona con la cual no simpatiza.
  • Teoría de la identidad social: Los individuos tienden a anteponer la importancia de pertenencia a un grupo frente a los argumentos sólidos. Las personas adoptan juicios erróneos o falsos solo para permanecer dentro del grupo. El grupo puede llegar a influenciar en la conducta de una persona. Además en la masa el efecto dominó es mayor debido a que, una vez iniciado, la masa es ciega y falta de razón o juicio. La mayoría de los actos de barbarie se llevan a cabo con más facilidad si se perpetran en un grupo. Es más fácil formarse ideas hostiles o prejuicios hacia los que no formen parte de ese mismo grupo. El fútbol podría adscribirse a esta dinámica.
  • Poder corrupto: Existe una tendencia demostrada en la que los individuos con poder son fácilmente corrompibles cuando se sienten con plena libertad y sin restricciones. Este sentimiento se ve incrementado si el individuo se ve reforzado con un sentimiento de respaldo moral, se siente atacado o tiende a otros prejuicios que le ayudan a justificarse. El Experimento de la cárcel de Stanford se realizó en una cárcel ficticia en el sótano de la Universidad y se dividió a los voluntarios aleatoriamente entre agentes y prisioneros. Los situados en el grupo de agentes interiorizaron el poder y realizaron fuertes abusos a los prisioneros.
  • Sesgo de proyección: Es la tendencia inconsciente a asumir que los demás comparten los mismos  pensamientos, creencias, valores o posturas parecidas a las nuestras.
  • Sesgo de autoridad. Valoramos en exceso las opiniones de un experto, valorando únicamente su prestigio y no sus argumentos.
  • Obediencia a la autoridad: Es la tendencia a seguir el liderazgo o figura de autoridad en un grupo o de una fuerte autoridad (capacidad evolutiva), independientemente de los fuertes argumentos racionales que se tengan en contra. El individuo puede admirar, temer, auto engañarse o simplemente acatar las normas por el mero hecho de cumplimiento del deber, es decir, tiene una propensión o tendencia a hacerlo. También denominada capacidad humana para la crueldad. Si una autoridad nos permite violar la ley e incluso traspasar la frontera de nuestra moralidad, sentimos propensión a hacerlo, tal y como intentó demostrar el experimento de Milgram en 1963. 
  •  Existe también el sesgo opuesto al de obediencia a la autoridad denominado prejuicios de amor propio o egoísmo lógico, que hace que se desprecie el juicio de los demás, como criterio superfluo. Estos prejuicios son opuestos a los de la autoridad, puesto que consisten en una cierta predilección por lo que es un producto de nuestro propio entendimiento, por ejemplo, por un sistema que nos pertenece. Lo que se hace es basar las propias decisiones no en argumentos fuertes que las soporten, sino en el origen o fuente de la proposición.
  • Sesgo de deseabilidad social – la tendencia a hablar de las características o comportamientos socialmente deseables de uno mismo y no declaran las características socialmente indeseables o comportamientos
  • Ilusión de entendimiento asimétrico: Es un prejuicio que implica el hecho de que la gente percibe su conocimiento de los demás como superior y más preciso al conocimiento que tienen los demás sobre sí mismos. De igual manera, las personas tienden a creer que se conocen mejor a sí mismas que lo que sus parejas o iguales se conocen a sí mismos o a ellos.
  • Ilusión de transparencia: Es la tendencia para algunas personas a sobrestimar el grado en el que su estado mental personal es conocido por otros. Este sesgo es similar aunque inverso a la Ilusión de entendimiento asimétrico pero la ilusión de transparencia es más prominente en las personas que tienen una relación personal.
  • Efecto Halo. Tiene lugar cuando nos llama la atención un rasgo positivo o negativo de alguien y lo generalizamos al total de esa persona. Una persona que es buena en X es normalmente considerada, con prejuicio, a ser también buena en Y incluso si los dos tópicos no están relacionados, esto es el denominado efecto halo: por ejemplo. Es la capacidad de un individuo para modificar la percepción o evaluación que los demás tienen de las demás cualidades personales a través de una cualidad específica. Por ejemplo podemos tender a pensar que la gente guapa es más inteligente y más bondadosa que las personas menos atractivas, a pesar de que una cosa no tiene que ver con la otra. Muchas marcas comerciales usan el poder de la marca o su efecto halo para vender otros productos.
  • Etiquetado - Relacionada con la sobregeneralización, consiste en asignar etiquetas globales a algo o alguien en vez de describir la conducta observada objetivamente. La etiqueta asignada por lo común es en términos absolutos, inalterables o bien con fuertes connotaciones prejuiciosas. Prejuicio de clases: Es un tipo de prejuicio cultural que se produce cuando una etiqueta o seña de diferenciación está disponible o es visible para describir algo que introduce una diferencia en nuestra habilidad física, cultural o personal que algunos incluso pueden aprovechar y que no tiene por qué existir. Ej.: <<Algunos gitanos son delincuentes, todos los gitanos son delincuentes>>
  • Efecto de percepción ambiental: Se ha demostrado que el ambiente produce una gran influencia en el comportamiento de los individuos. Más allá de los genes, educación, un individuo varía su comportamiento en función de cómo percibe su entorno. Ciertos experimentos parecen haber demostrado más importancia en la modificación del ambiente que en la dureza de las leyes. En un ambiente de caos, deterioro y suciedad, las personas tienden a ser más incívicas, más caóticas y también a cometer más acciones vandálicas o incluso delictivas. El experimento de la cárcel de Stanford de Philip Zimbardo hizo que un ambiente estresante provocara, en gente pacífica y educada, un comportamiento violento.
  • El refuerzo comunitario (fortalecimiento comunitario) es el proceso mediante el cual, a través de una  afirmación repetida por miembros de una comunidad, este se convierte en una fuerte creencia. El proceso es independiente de si la afirmación ha sido debidamente investigada o de si  esa creencia está apoyada por datos empíricos lo suficientemente importantes como para justificar la creencia por parte de personas razonables. A menudo, los medios de comunicación de masas contribuyen al proceso con el apoyo incondicional de tales afirmaciones. Más a menudo, sin embargo, los medios de comunicación proporcionan un apoyo tácito a las afirmaciones no probadas y respaldadas, por no decir nada escépticas, de hasta la más extravagante de las afirmaciones.
    El refuerzo comunitario explica cómo las naciones pueden pasar todo el galimatías de lo inefable de generación en generación. También explica cómo los testimonios reforzados por otros testimonios dentro de la comunidad de terapeutas, sociólogos, psicólogos, teólogos, políticos, presentadores de televisión, etc, pueden suplantar, y ser más poderoso, que los estudios científicos o de captación precisa de datos por parte de terceros ajenos.
    También explica cómo gente racional e inteligente puede ser persuadida para aceptar tales historias como ciertas, cuando son proporcionadas por una comunidad de consuelo en un momento de necesidad emocional. Cada líder de culto religioso conoce el valor que tiene el refuerzo comunitario, combinado con el aislamiento de los miembros del culto, de las ideas contrarias a sus afirmaciones.
     

Sesgos de Motivación. Es que yo………

  • SESGO DE PUNTO CIEGO: Es la tendencia a no darse cuenta de los propios prejuicios cognitivos o a verse a sí mismo como menos sesgado que los demás. Sesgo que nos hace vernos a nosotros mismos como “mejor que el promedio”. Este sesgo consiste en la tendencia a reconocer el poder de los sesgos cognitivos en los demás, pero creer que a nosotros no nos influyen tanto. Te ha afectado si te has pasado todo este artículo pensando frases como: “Sí, esto es lo que le pasa a Juan… Y esto es lo que le ocurre a mi hermano… Ah, mira, como mi jefe…”
  • PREJUICIO DE CREENCIA: Es la tendencia a basar las valoraciones o evaluaciones en creencias personales y por tanto en lo que consideramos verdadero o falso.
  • SESGO OPTIMISTA: Es la tendencia sistemática a ser demasiado optimista sobreestimando los beneficios de cualquier acción planeada.
  • SESGO PESIMISTA: Es la tendencia sistemática a ser demasiado pesimista sobreestimando los perjuicios de cualquier acción planeada.
  •  Inclinación a la negatividad: Por un mecanismo curioso a la vez mental y social, es muy común que el aspecto negativo de las cosas sea más atractivo que lo positivo. Malas noticias, por ejemplo, son más conocidas que las buenas, en cualquier nivel de socialización. Las malas noticias o las negativas llaman más la atención de los medios de comunicación. Al parecer no se trata de un problema que se explique únicamente por lo morboso o enfermizo (esto es solo una consecuencia paralela), sino que culturalmente aprendimos a pensar que la mala noticia es, en esencia, más importante o profunda, según algunos una reminiscencia evolutiva del pasado, en la que saberse mover entre la negatividad del mundo significaba más probabilidades de adaptarse y sobrevivir.
    También se llama inclinación a la negatividad cuando damos más peso a las creencias y hechos negativos que a los positivos. Por ejemplo, cuando únicamente tenemos en cuenta los accidentes de aviación antes de coger un vuelo. El sesgo de normalidad sería lo contrario: creer que nunca nos pasará algo malo, como un accidente de avión, sólo porque nunca nos ha pasado antes. 
  • MAGNIFICACIÓN Y MINIMIZACIÓN. Subestimar o sobreestimar los hechos o circunstancias o la manera de ser de personas. Los subtipos son:
    • Catastrofización o Visión catastrófica - Imaginar, especular y rumiar el peor resultado posible, sin importar lo improbable de su ocurrencia, o pensar que la situación es insoportable o imposible de tolerar, cuando en realidad es incómoda (o muy incómoda) o inconveniente (esto se relaciona con la baja tolerancia a la frustración, cuya importancia psicopatológica ha sido ampliamente investigada por Albert Ellis).
    • Negación: tendencia a negar problemas, debilidades o errores; es la distorsión opuesta al catastrofismo.
    • Negativismo o descalificación de lo positivo: se magnifican los sucesos o aspectos negativas y son obviados o desvalorizados los positivos o se presta más atención y da más peso a la parte negativa de las experiencias positivas que a otro tipo de información. Lo positivo y lo neutro lo podemos ver como negativo, y lo negativo, como más negativo aún. Es característico del negativismo la realización de presagios catastrofistas. El negativismo es una forma de abstracción selectiva o filtro mental, es decir enfocarse exclusivamente en ciertos aspectos, usualmente negativos y perturbadores, de un evento, hecho, circunstancia o persona con exclusión de otras características. Ejemplos: “Me dices que soy inteligente sólo por quedar bien”, “Este premio de literatura que me acaban de dar lo podría haber ganado cualquiera”. Un detalle negativo puede nublar todo lo demás (“no puedo”, “no soporto que”, “terrible”, “horrible”,…). “Este finde va a llover. Es horrible. Ya se nos ha estropeado el viaje”, “Ya lo intenté una vez y fracasé. No puedo hacerlo”.
      Es necesario ser humildes y reconocer nuestros propios fallos y debilidades, pero también tenemos que aceptar nuestros méritos y virtudes. Igualmente, ninguna situación es totalmente buena o totalmente mala.  
  • Efecto superconfianza o exceso de confianza: Es la tendencia a confiar demasiado en las habilidades propias o personales o en las propias respuestas a las preguntas. 
  • Sesgo egoísta es la tendencia a reclamar más responsabilidad de los éxitos que fracasos. También puede manifestarse como una tendencia de la gente a evaluar la información ambigua de una manera beneficiosa para sus intereses.
  • Desviación o sesgo egocéntrico: Ocurre cuando las personas se dan más responsabilidad a ellas mismas, por los resultados de una acción Conjunta (hecha con otra persona), que un observador externo. Este efecto puede darse tanto para los beneficios como para los errores de una acción.
  • SESGO DE DOBLE RASERO. Es cuando aplicamos una doble vara de medir según a quien lo apliquemos. Juzgamos como diferentes hechos iguales según el autor de los mismos. Este sesgo se relaciona a su vez con otros muchos sesgos de atribución o motivación. Podemos ser más benévolos o exigir menos responsabilidad con los errores si los cometemos nosotros, gente de nuestro grupo, forma de pensar o ideología que si los cometen los demás. Los políticos por ejemplo son más benévolos con la corrupción de su mismo partido.
  • Coste irrecuperable. Tendemos a sobre valorar aquello en lo que hemos invertido tiempo y esfuerzo, ya sean los doce minutos que llevamos en espera en el servicio de atención al cliente o los doce años de matrimonio (hipoteca incluida) con esa persona a la que ya no amamos. Una variante es lo que llaman efecto IKEA: nos gusta más lo que hemos construido con nuestras propias manos porque ¡eh!, lo hemos construido nosotros con nuestras propias manos.
  • Sesgo de auto justificación. Cuando creemos que nos hemos equivocado en una decisión del pasado buscamos una justificación racional para consolarnos. Ejemplo: Si después de gastarte 3.000 euros en asientos de cuero para tu coche viejo tienes remordimientos, sólo te quedan dos opciones: o racionalizar tu decisión (son elegantes, aumentan el valor del coche, huelen bien) o reconocer que estabas equivocado. Y lo segundo no apetece.
  • Sesgo de impacto: Es la tendencia a sobrevalorar la duración e intensidad de los futuros estados emocionales, basándose en experiencias previas. Ejemplo: Esa excursión a la playa que bien nos parecerá si pensamos en la del año anterior
  • Defensa de estatus: Es la tendencia de los individuos, cuando estos se sienten amenazados o en evidencia a no pararse a razonar, atender y reconocer los razonamientos de la contra. Es decir, cuando el individuo se considera con cierto estatus, este tenderá a negar y a defenderse de cualquier comentario que le contradiga incluso recurriendo al autoengaño. Algunos autores indican que este comportamiento también puede ser aprendido o potenciado llegando a la negación. Este comportamiento está relacionado con la aversión a la pérdida.
  • Efecto de Von Restorff: Tendencia de un individuo a situarse en un modo de queja continua, para que sea recordado más y mejor que el resto. En general, dice que un elemento que destaca o rompe la norma será más recordado que otros elementos.
  • Tendencia del momento actual: Tendencia a dejar el sufrimiento para después y prefieren el placer del ahora, en otras palabras, apenas podemos imaginar situaciones futuras que puedan alterar nuestros comportamientos y expectativas actuales. Así que para un simple ejemplo, un estudio realizado en 1998 demostró que cuando se trata de elegir los alimentos de la próxima semana, 7 de cada 10 personas optan por una fruta, pero si la elección se refiere al día de hoy, 7 de cada 10 se inclinan por un chocolate.
  • Creencia overkill: Ocurre cuando una persona tiende a traer todas sus creencias y valores, una tras otra para apoyar una determinada posición. Todas sus creencias y valores apuntan a la misma conclusión que quiere apoyar.
  • Falacia de recompensa divina: se espera que en un futuro los problemas mejoren por sí solos sin tomar una actitud preactiva o decidida para solucionarlos; o que seremos recompensados de alguna forma.
  • Efecto laguna de exposición: Tendencia a expresar preferencias por determinados hechos o cosas, simplemente porque estos nos resultan familiares. Sin duda, la impronta que tenemos de nuestra infancia es muy fuerte y se manifiesta a lo largo de la vida porque nos transmite la sensación de seguridad. Obviamente, este sesgo cognitivo no solo se aplica a las experiencias infantiles. Por ejemplo, una persona puede votar por un partido político solo porque es el más publicitado y le resulta familiar o puede asumir determinada postura únicamente porque ciertos argumentos le “suenan”. Cuando no somos capaces de valorar otras alternativas y nos quedamos con aquello que conocemos, no estaremos explotando nuestro potencial al máximo y, al final del camino, es probable que nos preguntemos: ¿qué habría pasado si…?
  • Prejuicio por omisión: Tendencia a juzgar acciones perjudiciales, lesivas o dañinas como peores, o menos morales, que omisiones de acción, igualmente dañinas.
  • Efecto de sobrejustificación: Ocurre cuando un incentivo externo, como el dinero o los premios, reduce la motivación intrínseca (interior) a la hora de realizar una tarea. De acuerdo con la teoría de la propia percepción, los individuos prestan mayor atención al incentivo y menor atención a la satisfacción y diversión que se recibe de realizar una actividad. Este fenómeno se puede dar en la educación de cualquier disciplina. Algunos autores incluso argumentan que la religión, cuando decide premiar y penalizar los buenos y malos comportamientos, socava de esta manera las verdaderas motivaciones intrínsecas de las personas.
  • Sesgo de la debilidad y de fortaleza: Es la tendencia de las personas a juzgar como permisibles o creer con mayor fuerza los comportamientos y los argumentos de las partes más débiles. La justificación de los actos de los demás debido a su debilidad no es un argumento para la ética de los hechos, ni una evidencia de la verdad de una aseveración. Igualmente se da este hecho a la inversa, es decir, algunas personas tienen la tendencia a pensar que las más fuertes, físicamente o intelectualmente son más poseedoras de la verdad sin atender a sus argumentos.
  • Efecto mejor que la media o efecto del lago Wobegon: tendencia humana a describirse de manera halagadora o aduladora, comunicar bondades de sí mismo y pensar que se encuentra por encima de la media en inteligencia, fuerza u otras cualidades. El nombre viene de un pueblo ficticio de una serie de radio A Prairie Home Companion. El efecto contrario es el Efecto peor que la media
  •  Profecía autorrealizada, también conocido efecto Pigmalión por el mito griego Es una predicción que, de ser realizada o enunciada, realmente causa que esta se convierta en realidad. El motivo es que partimos de una definición falsa de una situación, seguimos con un comportamiento que se adecue a estas expectativas y acabamos convirtiendo en real la definición previa. Ejemplo: “Mi novia me va a dejar porque me preocupo demasiado por las cosas, así que me comienzo a preocupar por la posibilidad de que mi novia me deje y al final mi novia me acaba dejando. “Os lo dije”. El efecto Pigmalión, en psicología y pedagogía, es uno de los sucesos que describe cómo la creencia que tiene una persona puede influir en el rendimiento de otra persona. Esto supone, por tanto, algo importante de conocer y estudiar para los profesionales del ámbito educativo, laboral, social y familiar. Los estudiantes producen mejores resultados por el simple hecho de que eso es lo que se espera de ellos, ya que es motivado por las expectativas creadas por sus cuidadores o ellos mismos. El efecto puede ser tanto negativo, al bajar la autoestima, como positivo dependiendo de que las expectativas sean positivas o negativas.
  • Reactancia – la tendencia de hacer lo contrario de lo que alguien quiere que usted haga. Resistencia a hacer algo por tener la  percepción de que hay un intento para restringir su libertad de elección
  • Razonamiento emocional - Formular argumentos basados en cómo se «siente» en lugar de la realidad objetiva
  • Debeísmo o «Deberías» - Concentrarse en lo que uno piensa que «debería» ser en lugar ver las cosas como son, y tener reglas rígidas que se piensa que deberían aplicarse sin importar el contexto situacional Las exigencias se extienden a sí mismo, a los otros o a la vida en general. 
  • Pensamiento ilusorio es el proceso de pensamiento y toma de decisiones basado en lo que sería más placentero de imaginar en vez de comprobarlas, fundamentarlas en la evidencia o racionalidad. Así, el pensamiento ilusorio se apoya directamente en las emociones.
  • Falacia de justicia: enjuiciar como injusto aquello no coincidente con los deseos, necesidades, creencias y expectativas personales. Consiste en una visión de la vida con normas y criterios estrictos donde otras opiniones o alternativas se descartan.
  • Fenómeno del mundo justo: Es la tendencia prejuiciosa de algunas personas a percibir que el mundo es justo y por consiguiente las personas reciben lo que se merecen. Esta tendencia también se da en la ilusión de pensar que las personas recibirán con el tiempo lo que se merecen. Buscamos motivos que nos hagan pensar que la víctima de un hecho desafortunado ha hecho algo para merecerlo. Una versión de esta falacia es la de que el tiempo pone a cada uno en su sitio. El tiempo hace más probable que haya interacciones con esa persona pero no implican que estas interacciones en un mundo justo vayan a premiarla o condenarla.
  • Sesgo afectivo: La mayoría de los juicios humanos importantes se toman en condiciones de incertidumbre. Para algunos, el sentimiento bueno o malo que tienen justo antes de tomar una decisión es un sesgo que influye en esa decisión y la hace irracional. Por ejemplo, muchas personas están dispuestas a pagar más por el seguro de viaje de una aerolínea que cubre la muerte sólo de actos terroristas, de lo que pagarían por un seguro que cubra la muerte por todas las causas posibles
    La expresión “actos terroristas” tiene un fuerte contenido emotivo negativo, que al parecer lleva a muchas personas hacia una voluntad irracional de pagar más por menos cobertura. Paul Slovic descubrió que las personas subestiman la letalidad de todas las enfermedades excepto la del cáncer, la cual está sobreestimada
    Los anunciantes tienen en cuanta el sesgo afectivo cuando pagan mucho dinero a hermosas celebridades para pregonar sus productos.
    Cualquiera que haya tomado una clase de oratoria sabe que la mejor forma de llevar a un público hacia su lado, además de llenar la sala con familia y amigos, es contar una broma o una historia divertida. Rerir por lo general hace que la gente se sienta bien. Es más probable  que un público que se sienta bien  sea más receptivo hacia su mensaje que estando de mal humor. Los mejores vendedores son a menudo los que saben cómo conseguir que un cliente se relaje y se sienta bien (Levine 2003).

     

Sesgos de Juicio o manejo de la información. Pues los datos………..

  • PENSAMIENTO POLARIZADO o dicotómico. Clasificar las cosas en términos extremos y opuestos  (“todo” o “nada”, “bien” o “mal”, “siempre” o “nunca”, “verdad” o “mentira”,…). Interpretar los eventos y personas en términos absolutos, sin tener en cuenta los grados intermedios, evidenciado en el uso de términos como «siempre», «nunca», «todos», cuando su uso no está justificado por los acontecimientos propiamente. Debemos entender que el mundo no es sólo de color negro o blanco, sino que hay una gran gama de tonos grises, y hay que saber apreciarlos. Ejemplos: “Nada me sale bien”, “Nunca me escuchas”, “Si lo hago mal, habré fracasado”.
  •  La falacia lógica del falso dilema es un pensamiento polarizado que involucra una situación en la que se presentan dos puntos de vista como las únicas opciones posibles, cuando en realidad existen una o más opciones alternativas que no han sido consideradas. Las dos alternativas son con frecuencia, aunque no siempre, los puntos de vista más extremos dentro de un espectro de posibilidades. En vez de tales simplificaciones extremistas suele ser más apropiado considerar el rango completo
  • Efecto de Polarización (consecuencia del pensamiento polarizado): Cuando hay dos bandos o posturas se incrementa la fuerza de una creencia en una de las posturas o bandos después de la presentación de pruebas neutrales, débiles o evidencias confusas. Esta polarización se da en muchos idealismos y radicalismos. Cuando los entusiastas de una cierta idea están cegados por sus prejuicios personales acerca de las demás posibilidades y positivamente sobre las propias, confirman sus creencias sin escrutinio aunque evalúan críticamente las creencias del contrario. Es decir las pruebas confusas o argumentos débiles ayudan a separar más a ambos bandos y no a provocar conversiones.
  • SOBREGENERALIZACIÓN.  (consecuencia del pensamiento polarizado) Sacar una conclusión general válida para todo a partir de un incidente o hecho aislado sobre uno mismo, los demás o el mundo (“todos”, “nadie”, “siempre”, “nunca”, “ninguno”,…). Ejemplos: “María me ha rechazado. Nadie me quiere”, “He suspendido el examen de ayer; seguro que no voy a aprobar ninguno“, “Todos están en contra mía”. Ya se sabe que muchas veces exageramos los hechos, sobre todo cuando estamos disgustados o angustiados, y, sobre todo, que existen las excepciones. La sobregeneralización también favorece los prejuicios y sesgos sociales como el sesgo de Etiquetado o efecto Halo. En lógica, la generalización apresurada o muestra sesgada  es una falacia que se comete al inferir una conclusión general a partir de una prueba insuficiente. Concluir que todas las personas altas son rápidas, porque haya tres que lo sean, es una generalización apresurada. Es muy probable que haya personas que sean altas y que sin embargo no sean rápidas.
  • Falacia de razón: presuponer ser poseedores de la verdad absoluta obviando opiniones ajenas; creen que sus opiniones y acciones son las correctas y válidas e intentaran continuamente demostrarlo así mismos o a los demás con argumentos elaborados pero falaces; no toleran equivocarse y harán todo lo posible para evitarlo.
  •  Sesgo de Enmarcar Utilizar un enfoque demasiado estrecho o limitado y descripción de la situación o problema. Aceptamos un solo punto de vista de la situación.
  • Sesgo de información: Es la tendencia a buscar información, incluso cuando esta no puede afectar a la decisión a tomar. Puede crear la falsa impresión de que, por tener más información, el razonamiento o la conclusión serán más veraces.
  • Sesgo de la simetría: Es la tendencia a considerar como ciertas y mejores los argumentos y razonamientos en los que exista una simetría dual clara. La existencia de una simetría aunque hace al argumento más bello e idóneo para nuestros prejuicios no implica la veracidad de la misma. Este error se produce con mayor frecuencia cuanto más general sea la afirmación deducida. La luz es blanca o negra frente a la luz está compuesta por diversos colores. Preferencia a elegir entre dos partidos políticos que entre cinco.
  • Efecto de lengua materna o efecto de lengua extranjera: Algunos estudios confirman que el uso de una lengua extranjera minimiza los sesgos cognitivos a la hora de tomar decisiones. Se ha propuesto que este efecto ocurre porque una lengua extranjera proporciona una mayor distancia cognitiva y emocional que la lengua nativa. La lengua extranjera obliga al sujeto a usar una parte más lógica y menos dispuesta a los atajos mentales del cerebro.
  • Falacia tasa de Base o negligencia tipo de base – la tendencia a basar los juicios en los detalles, haciendo caso omiso de la información estadística general. 
  • Deformación profesional: Es la tendencia a mirar las cosas de acuerdo con las convenciones o prisma de nuestra propia profesión, olvidando cualquier otro punto de vista más amplio.
  • Efecto foco: Desviación de la predicción del resultado; ocurre cuando las personas sitúan mucha más importancia en un determinado punto o aspecto de un evento. Por ejemplo, si se pregunta primero: «¿En qué medida estás satisfecho con tu vida en general?», y después: «¿Cuántas citas tuviste el mes pasado?», la mayoría de los sujetos no relacionan las citas con su satisfacción. Sin embargo, si las preguntas se hacen en orden inverso, la mayoría focaliza o se centra en el número de citas, con lo que su satisfacción (respuesta a la segunda pregunta) dependerá del número de estas. Este sesgo demuestra lo voluble y manipulable que es nuestro juicio.
  • Efecto de cesión: Es la tendencia de las personas a dar más valor a algo tan pronto como lo poseen.
  • Sesgo por resultados o prejuicio por resultados: Tendencia a juzgar una decisión por su resultado final, en lugar de juzgarla por la calidad o acierto de la decisión, cuando fue realizada. Ejemplo: juzgamos mal un elección que en realidad era la mejor opción de las que había porque tuvimos mala suerte y nos salió mal
  • Moral suerte – la tendencia de las personas que atribuyen mayor o menor moral basándose en el resultado de un evento en lugar de la intención
  • Efecto de la primera impresión o efecto de primacía o: Es la tendencia a  percibir, recordar, valorar o dar más importancia, en algunas situaciones, más los eventos iniciales que los siguientes aunque puedan contradecirlo o atenuar su valor. Ejemplos: en una presentación se tienen en cuenta en mayor medida las primeras diapositivas o los primeros minutos que los demás. Cuando te presentan a Juan, se le cae el vaso. A partir de entonces, es Juan el torpe.

Sesgos en la toma de decisiones. Pues yo me decido por………..

  • Anclaje, ajuste, obstinación, terquedad o empecinamiento: Es la tendencia a tener demasiado en cuenta una referencia o información anterior. La tendencia común a depender demasiado o «anclarse» en un rasgo o parte de la información cuando se toman decisiones. Como si lanzáramos un ancla para estabilizar antes de un proceso racional, nuestra mente tiende a establecer un cierto número de factores, circunstancias, creencias, etc., para hacer comparaciones y jerarquías, que son inamovibles y no negociables. Cuando vamos a una tienda, por ejemplo, y prácticamente el único elemento de comparación entre productos similares es el precio, y todo lo demás desaparece ante nuestros ojos y de nuestro entendimiento. Por ejemplo, si en tu ciudad pagas 500 euros al mes de alquiler, esa será la referencia que uses cuando te mudes a otra ciudad, aunque sea mucho más cara.
  • Aversión a la  pérdida o desposesión. Valoramos más lo que tenemos que lo que podríamos conseguir, aunque a veces esto signifique perder oportunidades. Tendencia a preferir evitar las pérdidas que la posibilidad de adquirir ganancias (teoría de las perspectivas). Así, se demandará más para renunciar a un objeto de lo que se estaría dispuesto a pagar para adquirirlo. Existe también un cambio en la percepción de los individuos cuando algo se presenta como prohibido. Al prohibir algo el individuo pierde el objeto. Debido a la aversión a la pérdida existe un desequilibrio en el deseo experimentado, se infravaloran las conductas permitidas y sobre valoramos las conductas prohibidas. Sabiendo esto, es posible usar una Psicología inversa para manipular a los individuos en el que se puede negar algo a alguien con el objetivo de que éste lo desee.
  • Descuento hiperbólico: Dadas dos recompensas similares, las personas muestran mayor preferencia por aquella que llegue más pronto que por una posterior aunque sea peor. La tendencia se incrementará conforme ambos beneficios estén más cerca al presente. En este sentido, se descuenta el valor del beneficio posterior por un factor que aumenta con la duración del tiempo de espera. Si nos dicen que nos van a pagar 1.000 euros en un año o 680 ahora, elegimos la cantidad más baja, porque la que se nos da en el futuro la vemos con menos valor.
  • Efecto denominación: Es la tendencia a gastar más dinero cuando está denominado en pequeñas cantidades (por ejemplo, en monedas) más que en grandes (por ejemplo, billetes).

Sesgos de Atención. Pues yo me había fijado en……….

  • Sesgo de ceguera por falta de atención. Nos perdemos detalles por no prestarles atención o estar pendientes de observar otra cosa. Ejemplo un experimentador nos dice: Mira este vídeo y cuenta los pases del equipo vestido de blanco, pero al finalizar nos pregunta algo distinto como ¿Has visto al gorila? ¿No? Si no lo vemos es normal ya que cuando nos centramos en detalles específicos podemos perder de vista hechos obvios. También los estímulos emocionalmente relevantes en el propio entorno mantienen o limitan la atención de manera preferencial. Prestamos más atención a lo que nos interesa o motiva.
  • Efecto señuelo. X parece mejor que Y si presentamos una tercera opción parecida a X, pero algo peor. Ejemplo: Por este motivo, mejor que vayas a ligar con un amigo que sea parecido a ti pero un poco peor.
  • Sesgo de asociación visual: Las personas tienden a asociar una determinada experiencia con ciertas propiedades o condiciones en el entorno que se produce. Si una de estas propiedades en una experiencia B corresponde o se había producido también en una experiencia diferente, digamos experiencia A, la sensación o experiencia B se verá influida por el recuerdo de la experiencia A. Ejemplos: una caja negra nos parece pesar más que una caja blanca, aunque ambas pesen exactamente lo mismo.
  • Efecto el último evento: Es la tendencia a ponderar y a dar más importancia a los eventos recientes en mayor medida que los eventos más lejanos en el tiempo, incluso en un mismo día. Ejemplo: movimiento en las colas de un atasco, si al principio se va muy rápido y al final se hace esperar lo suficiente, el evento más reciente será el que predomine.
  • Percepción selectiva: Tendencia en la cual las ansias, esperanzas o ilusiones afectan a la percepción. Ejemplo: estamos tan ilusionados con ese regalo que nos parece una maravilla.
  • Sesgo de distinción: Es la tendencia a ver dos opciones como más diferentes cuando se las evalúa simultáneamente que cuando son evaluadas de manera separada.
  • Efecto contraste: Es el realce o reducción de una cualidad o medida de un objeto cuando la comparamos con otros observados recientemente. Por ejemplo algo grande nos parece aún mayor cuando los comparamos con otros objetos que son pequeños
  • Preferencia rítmica: Se ha demostrado que los sonidos rítmicos son evaluados como más bellos, importantes, y con frecuencia incluso evaluados como más ciertos que aquellos que son arrítmicos. Asimismo los sonidos y frases rítmicos son más fácilmente recordados. Este efecto tiene relación con el sesgo de simetría. Ejemplos: El poder comercial que posee la rima se puede observar en los anuncios publicitarios El uso de la rima en la poesía y la canción.
  • Sesgo de observación selectiva. El efecto de repente darse cuenta de cosas que no fueron notados anteriormente y suponer que la frecuencia se ha incrementado. Nos fijamos más en algo cuando nos pasa a nosotros. Te rompes una pierna. Sales a la calle y sólo ves a gente con muletas. Te da la impresión de que todo el mundo se ha roto la pierna. Tranquilo, no has puesto las lesiones de moda: sólo ocurre que ahora te fijas más. Y sí, pasa lo mismo con las embarazadas.

Sesgos de Probabilidades. Pues yo estimo que lo más probable es que………

  • EFECTO DE PSEUDOCERTEZA: Tendencia a hacer elecciones adversas y de riesgo si los resultados esperados son positivos, porque al hacer elecciones de riesgo se tiene la idea preconcebida de evitar resultados negativos o no tan favorables.
  • Sesgo de Pesimismo: la tendencia de algunas personas, especialmente aquellos que sufren de depresión , a sobreestimar o predecir la probabilidad de la ocurrencia de las cosas negativas o malas para ellos. Tiene relación con el sesgo Pesimista
  • Sesgo de beneficio positivo: Contrario al sesgo de Pesimismo. Es la tendencia de algunas personas a predecir o sobrestimar la probabilidad de ocurrencia de cosas positivas o buenas para ellos. Tiene relación con el sesgo Optimista.
  • EXPECTATIVA EXAGERADA  sobre la base de las estimaciones, la evidencia del mundo real resulta ser menos extrema de lo que esperábamos (inverso de la tendencia conservador). Imaginábamos que íbamos a sacar un magnífico resultado en un examen y después fue bastante peor de lo esperado.
  • Negación de la probabilidad: Es la tendencia a rechazar completamente cualquier probabilidad de algo cuando se realiza la decisión bajo incertidumbre o desconocimiento. Ejemplo: decidimos no enfrentarnos a un problema que creemos no tiene solución cuando en realidad si había alguna posibilidad.
  • Falacia de planificación: Tendencia a desestimar o infravalorar los tiempos de finalización de las tareas. Ejemplo: hemos tardado en hacer una tarea más de lo que creemos o más de lo que optimistamente habíamos previsto.
  • Tendencia de riesgo cero: Preferencia por reducir un pequeño riesgo hasta cero, en vez de reducir de manera considerable un gran riesgo.
  • Conservadurismo o sesgo regresivo tendencia a subestimar los valores altos y altas probabilidades.  
  • Sesgo de normalidad – la negativa a planificar, o reaccionar, a un desastre que nunca ha ocurrido antes. Pensamos que como nunca ha ocurrido difícilmente va a pasar y no tomamos medidas.
  • Prejuicio de statu quó o defensa del statu quó: Tendencia de algunas personas a valorar o apreciar en mayor medida las cosas que permanecen estables. Acuerdos sociales, económicos y políticos existentes tienden a ser preferidos, y las alternativas menospreciadas a veces incluso a costa de los intereses individuales y colectivos. 
  • Falacia Hot mano – La “falacia hot-mano” (también conocido como el “fenómeno de la mano caliente” o “mano caliente”) es la creencia errónea de que una persona que ha experimentado el éxito tiene una mayor posibilidad de un mayor éxito en los intentos adicionales
  • Escalada irracional – el fenómeno por el cual las personas justifican una mayor inversión en una decisión, basada en la inversión previa acumulada, a pesar de nueva evidencia que sugiere que la decisión fue probablemente equivocada.
  • Falacia del jugador: Es la tendencia a asumir que eventos aleatorios individuales están influidos por eventos aleatorios previos, es decir tendemos a creer que un suceso es más probable cuando lleva tiempo sin haber ocurrido, o menos porque lleva mucho tiempo ocurriendo. Creemos en rachas deportivas o de juego. Sin embargo tales patrones no existen. Ejemplos: «La moneda tiene memoria», es decir creer que si hemos tirado una moneda al aire antes y nos ha salido antes varias veces cara creemos que la probabilidad de que al tirarla de nuevo la probabilidad de que salga cara es menor cuando en realidad es la misma, un 50%. Lo mismo ocurre en una ruleta, aunque en una ruleta cada tirada es independiente y el rojo tiene las mismas probabilidades de salir que el negro.
  • Compensación de riesgo / efecto Peltzman – la tendencia a asumir mayores riesgos cuando aumenta la percepción de seguridad.
  • Efecto de ambigüedad: La evasión o rechazo directo de las opciones que por falta de información parecen tener una probabilidad incierta o desconocida.
  • Heurístico de representatividad: Regla general en el que la gente juzga la probabilidad o frecuencia de que algo ocurra, según en que medida el evento se asemeja el caso típico o más común. Ejemplo: Si decimos que Pedro es tímido, introvertido, poco sociable, colaborador, ordenado y detallista y preguntamos que es más probable que sea, si granjero, piloto de avión o bibliotecario. Posiblemente digamos que bibliotecario porque pensamos que resulta más acorde a la descripción, pero en realidad lo más probable es que sea granjero simplemente porque hay muchos más granjeros, incluso introvertidos.
  • Heurística de disponibilidad Tendencia a centrarse en el beneficio o suceso más sobresaliente y más familiar. Es decir, al juzgar la probabilidad de que algo ocurra esta tiende a estar influenciada no por acontecimientos objetivos, sino más bien por lo accesible o disponible que esté en nuestro cerebro Ejemplo: Si preguntamos que es más probable si morir de un ataque de tiburón o de que nos caiga una parte de un avión. Posiblemente digamos que de un tiburón pero en realidad es mucho más probable lo contrario. La explicación es que los ataques de tiburón son más espectaculares y fáciles de recordar y aparecen más en los medios. ¿Y que hay más palabras que empiezan por R o que estén en la tercera posición de un palabra? Si dijiste en la primera has sido víctima de este sesgo. Esto es porque las palabras que empiezan por una letra están más accesibles en nuestro cerebro.
  • Efecto Einstellung Al enfrentarnos a un problema, solo tenemos en cuenta las soluciones conocidas y renunciamos a explorar ideas alternativas.
    Con frecuencia, esa manera de reaccionar nos proporciona una respuesta o atajo útil: una vez que hemos dado con un método eficaz para, pongamos por caso, pelar ajos, no tiene mucho sentido ensayar nuevas técnicas cada vez que hemos de mondar un diente. En ocasiones, sin embargo, este atajo cognitivo nos impide ver soluciones más eficientes que las que ya conocemos.
  • Efecto de decimación numérica o falacia de la unión o conjunción: Es la tendencia a juzgar la probabilidad de la totalidad como menor que la suma de probabilidad de cada una de las partes o que las condiciones locales o específicas unidas son más probables que una general. Sin embargo, matemáticamente la probabilidad de dos eventos ocurriendo juntos (en conjunción) será siempre menor o igual a la probabilidad de uno de ellos ocurriendo solo... Ejemplo: se considera menos probable morir en un accidente que morir por un accidente de avión más la probabilidad de morir en uno de automóvil. Normalmente y de manera inconsciente, la suma de las partes supera a la probabilidad total estimada.
  • La falacia regresiva es el hecho de no tener en cuenta las fluctuaciones naturales e inevitables de las cosas cuando se atribuyen causas a ellas (Gilovich 1993: 26). Cosas como los precios en el mercado de valores, las puntuaciones de golf, y el dolor de espalda crónico fluctúan inevitablemente. Los períodos de precios bajos, bajas puntuaciones, y el poco o ningún dolor son eventualmente seguidas de períodos de precios más altos, puntaciones más altas, dolor, etc. y viceversa. Ignorar estas fluctuaciones y tendencias naturales conduce al autoengaño en cuanto a sus causas y a un razonamiento post hoc o a posteriori. Es muy común al atribuir erroneamente la mejoría al tratamiento con alguna medicina.
     

      Sesgos de Memoria. Pues yo recuerdo que………..

  • SESGO DE RETROSPECTIVA O A POSTERIORI. Es la propensión a percibir los eventos pasados como predecibles. Modificamos el recuerdo de lo que opinábamos para pensar eso de “ya lo sabía yo” «Siempre supe que iba a pasar, lo sabía!» o «ya lo había supuesto». Reconstruimos el pasado con conocimiento actual. Los individuos están, en realidad, sesgados por el conocimiento que tienen ahora en el presente de lo que ha acabado ocurriendo, cuando recordando el pasado evalúan su probabilidad de la predicción que tuvieron en el pasado. Sin conocimiento del futuro no hubieran tomado decisiones diferentes o correctas. Ejemplo: El lunes es muy fácil saber lo que tendría que haber hecho nuestro equipo favorito para ganar el partido del domingo.
  •  Falacia del historiador es un tipo de prejuicio de retrospectiva que se produce cuando se da por supuesto que quienes tomaron una decisión en el pasado podían considerar las cosas desde el punto de vista y con la información que se obtiene tiempo después de haber tomado la decisión.
  • Sesgo Antigüedad –relevancia desproporcionada atribuida a los estímulos recientes. La tendencia a sopesar los acontecimientos recientes más que eventos anteriores
  • Retrospección Rosy : el recuerdo del pasado, como haber sido mejor de lo que realmente era.
  • Efecto de auto-importancia: Los recuerdos propios se recuerdan mejor que la información relativa a los demás.
  • Sesgo retrospectivo o prejuicio de la elección comprensiva: Es la tendencia a recordar las decisiones propias como mejores de lo que realmente fueron.
  • Confusión Fuente: atribuir erróneamente la fuente de una memoria, por ejemplo que se veía un evento personalmente cuando en realidad fue visto en la televisión.
  • Efecto de separación : que la información se recuerda mejor si la exposición al mismo se repite en un lapso de tiempo más largo.
  • Sugestionabilidad : una forma de atribución errónea donde las ideas sugeridas por un interlocutor se confunde con la memoria.
  • Sesgo efecto de descoloramiento: la emoción asociada con recuerdos desagradables se desvanece más rápidamente que la emoción asociada con eventos positivos.
  • Falsa Memoria: una forma de atribución errónea donde la imaginación se confunde con un recuerdo.
  • Efecto de la ilusión-de-verdad : que las personas tienen más probabilidades de identificar como declaraciones verdaderas aquellos que han escuchado anteriormente (aunque no haya recuerdo consciente de haberlos oído), independientemente de la validez real de la declaración. En otras palabras, una persona es más propensa a creer una declaración familiar que algo desconocido.
  • Cambiar sesgo : tras una inversión de esfuerzo en la producción de cambio, recordarlo como más difícil de lo que realmente era 
  • Sesgo Consistencia : recordando incorrectamente actitudes y comportamientos del pasado de uno que se asemeja a las actitudes y comportamientos actuales.
  • Efecto de retrospección «color de rosa»: Es la tendencia a valorar o recordar los eventos pasados más positivamente a cómo fueron o a como los han valorado ellos mismos en el momento en el que los eventos ocurrieron. También puede darse el inverso (retrospección de color oscuro), recordar los eventos pasados más negativamente a como fueron o se valoraron. Tienen relación reciprocamente con el sesgo Optimista y el sesgo Pesimista.
  • Sesgo de fabulación. Mezclamos nuestros recuerdos con la imaginación y con lo que nos explican otras personas. Una confabulación es una fantasía inconsciente que ha surgido como una relación fáctica en la memoria. Una confabulación puede basarse en parte en hechos reales o ser una construcción completa de la imaginación. El término se utiliza a menudo para describir los “recuerdos” de las personas que afirman haber sido secuestradas por extraterrestres, así como los “falsos recuerdos” inducidos por terapeutas o  entrevistadores, los recuerdos que a menudo implican ideas extrañas de abusos sexuales de niños en rituales satánicos. Sin embargo, al parecer, todos nosotros confabulamos en ocasiones.
     

Ejemplos de Sesgos Cognitivos
  • Soy tonto (etiquetado)
  • Me va mal con las mujeres (generalización)
  •  Nadie me quiere (generalización excesiva)
  • Sé que se están riendo de mí (leer el pensamiento, personalización)
  • Yo no le gusto a ella (leer el pensamiento)
  • Me va a ir mal en este examen (adivinar el futuro)
  • Soy un imbécil inservible (catastrofismo, generalización excesiva, etiquetado)
  • Tengo este problema y no he podido resolverlo a pesar de intentarlo varias veces, así que no tiene solución (saltar a conclusiones, pensamiento «todo o nada»)
  • Nada me resultará bien en la vida (tremendismo, generalización excesiva, adivinar el futuro)
  • A alguien no le gusta mi trabajo, por tanto, seguramente a la mayoría de mis compañeros no les gusta mi trabajo (pensamiento «todo o nada», leer el pensamiento, generalización)
  • Siento que no puedo con esto, por tanto, no puedo (razonamiento emocional, generalización)
  • Ella «me hace» enojar  (Falsa atribución de causa-efecto: darle a otros el poder sobre las emociones de uno)
  • Ellos me bajan la autoestima (Falsa atribución de causa-efecto: darle a otros el poder sobre la autoestima de uno)
  • «No puedo…» (saltar a conclusiones o posibilidades quizás erróneas, auto limitarse )
  • Esto siempre ha sido así, por tanto, siempre será así (adivinar el futuro, indefensión )
  • No puedo salir con chicas bellas (saltar a conclusiones o posibilidades quizás erróneas, auto limitarse)